Frenectomia lingual. Cuándo realizarla. A propósito de un caso

Breve descripción del caso de frenectomia lingual: paciente varón de 7 años, que acude a la consulta remitido por su logopeda. Tras haber sido explorado y valorado, le aconsejan frenectomía lingual para facilitar la rehabilitación que llevará a cabo el logopeda para la pronunciación de sonidos, principalmente la “r”.

Exploración y pruebas complementarias: se realiza la revisión bucal y se hace un examen clínico en el que se confirma la limitación de movimiento de la lengua. La porción libre de la lengua no es capaz de llevarla al paladar y le es imposible sacarla fuera de la arcada dentaria. Además, tras hacerle pronunciar palabras que contuviesen la “r” se confirma la dificultad que presenta para ello.

Juicio clínico: el paciente presenta un frenillo lingual corto, que produce limitaciones de movimiento y del lenguaje. Este frenillo consiste en tejido fibroso que une la lengua con el suelo de la boca o en ocasiones con el proceso alveolar. Algo característico de estos frenillos es que la lengua presenta un aspecto bífido cuando intentan tocar el paladar con la punta de la lengua.

Diagnóstico diferencial: hay que asegurarse de que no se trate de una lengua bífida sin frenillo corto. En los bebes puede haber otras causas, por lo que la lactancia materna no se lleve a cabo correctamente. Cuando un paciente presenta problemas de pronunciación el logopeda debe valorar las distintas causas probables, puesto que el frenillo lingual no es la única causa posible.

Conclusiones: la frenectomía lingual es una de las cirugías orales en el paciente infantil más frecuente. Es importante que el cirujano no sólo maneje la técnica quirúrgica sino también el manejo y comportamiento del niño.

Cuando estos frenillos son extremadamente cortos, en los recién nacidos pueden ser la causa de problemas en la lactancia o en la succión y por tanto en su alimentación. La ventaja de que esto ocurra es que se diagnostica y por tanto se suele tratar tempranamente con las consecuentes ventajas, ya que la frenectomía lingual, si se realiza una vez que ya el paciente adquiere una madurez en el lenguaje suele requerir tratamiento rehabilitador por parte de un logopeda, y si es adulto su recuperación será más difícil aún.

Además, la frenectomía lingual es mucho más sencilla en el bebe que en los niños mayores o adultos; en los primeros normalmente se realiza un simple corte y no requiere sutura, y en los mayores la extirpación puede necesitar z-plastia y suele acompañarse de varios puntos de sutura.
sencilla en los bebés.

Fdo: MªJosé Barra Soto Nº Col. 2244.
Licenciada y Doctorada en Odontología.
Máster y Profa. Asoc. Odontopediatría Univ. Sevilla.

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp Quiero concertar una cita por Whatsapp