Dens in dente – diente invaginado. A proposito de un caso

Breve descripción del caso: Paciente varón de 13 años, que acude a la consulta refiriendo inflamación gingival y afta recurrente apical al 12, que no remite tras 4 meses utilizando distintos geles y enjuagues recetados por su médico. En su historial médico no se observan enfermedades asociadas ni alergias conocidas y presenta buen estado bucal general.  

Exploración y pruebas complementariasTras realizar exploración exhaustiva se observa lesión apical al incisivo lateral derecho compatible con una fístula. No se observan lesiones cariosas, ni existe historia de traumatismo dental previo, pero si una alteración en la anatomía de la superficie palatina del 12 consistente en unas crestas marginales acentuadas que al formar el cíngulo forman un profundo surco. Se realizan radiografías periapicales, una centrada y otra introduciendo punta de gutapercha a través de la lesión y se confirma la presencia de una imagen apical al 12 asociada a la fístula existente a ese nivel. Además, se observa que la cámara pulpar está ocupada por una invaginación de esmalte. Pruebas de vitalidad negativas.  

Juicio clínico: El paciente presenta un dens in dente, también conocido como diente invaginado. Aunque a veces esta alteración no conlleva sintomatología, lo más frecuente es que evolucione rápidamente a una patología pulpar, tras su erupción. Debido a la existencia de una comunicación entre el conjuntivo de la invaginación con la pulpa, que favorece que se acumule placa y restos de alimentos, hacen que se produzca una exposición pulpar precoz seguida de necrosis e infección apical.  

Diagnóstico diferencialEstos dientes pueden presentar una anatomía coronal normal o anormal, por lo que es importante hacer diagnóstico diferencial no sólo con dientes con lesiones cariosas sino con laterales microdónticos o conoides.  

Conclusiones: Los dientes invaginados son difíciles de diagnosticar, normalmente se localizarán por casualidad al realizar un estudio radiográfico por otras causas. Los dientes más afectados por esta alteración son los incisivos laterales. Es aconsejable tratarlos cuanto antes, como una lesión de caries profunda, creando una correcta protección pulpa, por ejemplo, con hidróxido de calcio, y posterior obturación. En los casos, como el expuesto, en los que se produce una invasión del tejido pulpar será necesario el tratamiento endodóntico necesario según cada caso: anatomía pulpar, desarrollo radicular, afectación periodontal… En este caso se realizó la endodoncia con gutapercha. 

 

Fdo: MªJosé Barra Soto Nº Col. 2244. 

Licenciada y Doctorada en Odontología.  

Máster y Profa. Asoc. Odontopediatría Univ. Sevilla

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp Quiero concertar una cita por Whatsapp