El bruxismo infantil

Al afectar a cerca del 80% de la población infantil, el bruxismo es una de las patologías dentales más comunes entre los niños comprendidos entre los 4 y 6 años.

El bruxismo genera grandes preocupaciones en los padres debido a las repercusiones que conlleva para sus hijos y por la desinformación al respecto de la misma. Aquí una guía sobre el bruxismo infantil.

 ¿Qué es el bruxismo infantil?

Se trata del hábito involuntario de rechinar o apretar los dientes que provoca que éstos y la mandíbula duelan y se deterioren. El bruxismo infantil nocturno es una afección muy fácil de diagnosticar debido a estas incidencias físicas, además los síntomas que las acompañan son inequívocos, como los dolores de cabeza y la incomodidad en los músculos faciales. De no tratarse a tiempo puede desencadenar en patologías mayores como el síndrome de la articulación temporomandibular.

¿Cuáles son las causas que lo provocan?

Las causas del bruxismo infantil pueden ser tanto anatómicas como emocionales. Factores como el estrés, la tensión y la ansiedad son catalizadores para que éste aparezca. Los problemas escolares son uno de los causantes de este tipo de factor. En cuanto a las circunstancias físicas, una mala alineación de las piezas dentales al cerrar la mandíbula puede también contribuir a su desarrollo.

 ¿Por qué se genera también al dormir?

El bruxismo infantil nocturno se produce siempre de manera inconsciente al desarrollarse durante el sueño ligero; esta fase del sueño puede aparecer varias veces mientras duermen y por ello hay momentos interrumpidos en que los padres pueden notar el rechinar de los dientes. Generalmente son los factores emocionales los culpables, y las características que lo definen son las siguientes:

  • Producen un ruido audible a una distancia media.
  • No se desarrolla en las fases profundas del sueño.
  • El niño no lo realiza de manera voluntaria.
  • El recuerdo de dicho rechinamiento no suele retenerse en la memoria de los pequeños.

¿Cómo tratarlo de manera efectiva?

Si las causas provocan el bruxismo son emocionales, algunas actividades como estas reducirán el estrés y la tensión en los niños y pueden ser útiles:

  • Un baño caliente antes de dormir.
  • Disminuir la actividad física antes de ir a la cama.
  • Jornadas de lectura nocturnas.
  • Reducir las horas de televisión, juegos y manejo de equipos electrónicos.

Si está causado por factores físicos se debe acudir a un especialista para corregirlo cuanto antes. El tratamiento para el bruxismo infantil es muy sencillo y provee sus beneficios a solo días de implantarlos.

Esperamos que os haya resultado útil este artículo sobre el bruxismo en los niños. Si vives en Huelva o La Palma del Condado y quieres más información sobre esta patología o necesitas solucionar cualquier problema puedes contactarnos. Sólo tienes que llamarnos al 959 40 10 62 o rellenar este formulario.

¡Os esperamos en La Palma del Condado! 🙂


Usted consiente, a través de la marcación de la presente casilla, al tratamiento de sus datos con las finalidades descritas en la Política de Privacidad.

Usted declara, a través de la marcación de la presente casilla, bajo su propia responsabilidad, tener cumplidos los catorce años de edad, respondiendo de manera exclusiva y personal de la veracidad de dicha declaración y asumiendo, por ende, las posibles responsabilidades legales al respecto.

Usted consiente, a través de la marcación de la presente casilla, para la recepción de comunicaciones comerciales y de cortesía relacionadas con nuestra entidad a través del teléfono, correo postal ordinario, fax, correo electrónico o medios de comunicación electrónica equivalentes.

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *